Eventos

  • Taller de Cuento - Exedra Books, Panamá - Tel. (507)6673-6923

miércoles, 22 de abril de 2009

Todos los bailes, el baile (3)

Antonio, cansado de la incomprensión de la gente, comenzó a recluirse, a tornarse secreto. Si hubiera sido tropical, habría cantado:

"Yo, yo, yo, yo creo que voy / solito a estar / cuando me muera".

Y habría pregonado con voz ronca y dolida:

"No sé por qué no me comprenden a mi / Si yo soy un negrito chévere".

Pero él no era tropical ni negro ni se parecía a Ismael Rivera en absoluto.

Lo esencial es que Toño desapareció. En el trabajo, pidió ser transferido. Sé que su novia budista y él iban a ser padres. Supongo que sigue escribiendo poemas en sus ratos libres y que los piensa todo el tiempo. Quedaron en mis manos sus cuartillas sobre vampiros corteses e incestuosos, orgías pausadas en bosques de pinos y fantasmas seductores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario