Eventos

  • Taller de Cuento - Exedra Books, Panamá - Tel. (507)6673-6923

domingo, 31 de mayo de 2009

El Quijote cura la depresión y el timbre de un celular el resfrío, ¿qué hará un ritmo bailable?

Sospecho que no somos de carne y huesos, que nos forma agua y aire – de agua el vientre, de agua los ojos, de agua las bocas, de aire los oídos y la imaginación. Por eso una canción te conmueve como un dedo crea ondas en la superficie del agua, como las ramas de los árboles bifurcan el manotazo del viento.
Somos materia ingrávida y sensible. Somos el conejo que desaparece en la chistera, la varita mágica que se deshace entre las manos, la aparición que sigue a frotar una lámpara maravillosa.
Hace poco leí un artículo sobre un “ringtone” que corrige narices acatarradas. Si eso hace el timbre de un celular, ¿qué hará un ritmo bailable o una canción nostálgica?
Siempre he creído en la magia del sonido y los encantamientos de las palabras. Ahora artículos científicos van por el mismo lado.
Hace poco escribieron que leer el Quijote cura las depresiones. ¿Qué sanará escribir?
Pronto anunciarán que no nos integran carnes y huesos. La ciencia demostrará que somos de aire y agua, que somos un soplo de brisa o riachuelos que hacen meandros por ahí.
El cuadro que ilustra este escrito es de Raúl Arias

No hay comentarios:

Publicar un comentario