Eventos

  • Taller de Cuento - Exedra Books, Panamá - Tel. (507)6673-6923

jueves, 24 de junio de 2010

Un mundo desequilibrado.

La bolita del mundo se mueve de un extremo a otro del balancín: el espíritu y la materia. Esta tal vez sea una exagerada simplificación pero, ¿me la permites para construir un razonamiento? Gracias. Seguimos.

Hay quienes desean cantidad de vida – más carros, lujos, logros profesionales… - y existen los que desean calidad de vida – paz mental, amaneceres hermosos, compartir con amistades queridas.

Hay quienes piensan, pues, que el mundo es una competencia de desarrollos económicos, y estamos los que pensamos que la búsqueda material, solamente, no podrá satisfacer por completo a nadie.

En el año 2006 publiqué “El niño que tocó la luna”, una obra que recoge leyendas y narraciones inspiradas en la etnia indígena emberá-wounnan, obra que vio la luz gracias al auspicio de le empresa de energía eléctrica AES. Este año, FUGA editorial publicó una versión bilingüe que ya está en EXEDRA Books y La Cultural Panameña. Además, Yolanda Ríos de Moreno, quien me acompañó en esa aventura con los emberá, publicará pronto “La comarca ngöbe-buglé”.

Mientras nos entrevistábamos con la familia emberá que nos ayudó a general estas historias, el señor Mencha a la cabeza, me di cuenta de que en nuestro imaginario nacional - y es obvio que en el mundial también - estamos desequilibrados. Los valores indígenas han sido repelidos con violencia. El amor a la tierra, la magia, los sueños han sido descartados como resabios de un pasado retrógrado. No obstante, estos principios pueden hoy salvarnos de la hecatombe moral y ecológica que se acerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario