Eventos

  • Taller de Cuento - Exedra Books, Panamá - Tel. (507)6673-6923

lunes, 30 de diciembre de 2013

Un presidente "culturólogo"



            Ningún presidente panameño del siglo XXI ha entendido la importancia del tema cultural. La mayoría, ni siquiera tiene en cuenta el concepto. Son solo administradores técnicos.
Omar Torrijos ha pasado a la Historia como el mejor «culturólogo» que hemos tenido – Sin esta capacidad, ¿cómo habría logrado que tantas identidades panameñas, indígenas, afrodescendientes e inclusive la oligarquía, miraran hacia un mismo fin? Tuvo el buen tino de rodearse de escritores como José de Jesús Martínez. Graham Greene y García Márquez lo frecuentaron. Arnulfo Arias, aunque no pudo implementar sus políticas, también era muy hábil en el manejo de lo cultural.
Será obvio para algunos pero es necesario decirlo: por cultura nos referimos al conjunto de hábitos, valores y manifestaciones varias de una comunidad. Así de sencillo y así de complejo. No se piense que queremos un presidente refinado, aunque cierto garbo no estorbaría. Lo que decimos es que, sin un abordaje cultural, dirigir a un grupo humano se hace difícil porque es imposible entender cómo percibe la realidad. Y sin un abordaje cultural, por el otro lado, un país no podrá comunicarse con el resto del mundo porque no habrá claridad sobre sus particularidades.
Todos los pueblos del orbe tienen cultura porque ella se forma natural e inevitablemente. Sin embargo, no todos los pueblos del orbe se han hecho conscientes de cuál es su cultura, y menos la han proyectado con solidez.
 
En las siguientes elecciones se definirá el futuro de Panamá como nación. Si el próximo presidente sabe instrumentalizar el tema cultural, tendremos futuro. Si no, seremos colonia de los grandes imperios económicos.
¿Qué sabemos de José Domingo Arias en este sentido? Ha quedado un gran vacío sobre sus planes. Habla de más cambios para todos – cambios materiales, sobra decirlo; con la plata de nuestros impuestos y el endeudamiento el país, eso es muy fácil. Pero sabemos que su antecesor, Ricardo Martinelli, trató las diferencias culturales con violencia, eso sí lo sabemos – lo recordarán, sin duda, los grupos indígenas y los colonenses.
Tampoco Juan Carlos Varela nos ha dado pistas. En lo personal, creo que la poca firmeza de sus actos no augura nada bueno. Sin embargo, da más confianza la tradición arnulfista que la del CD. Por lo menos tienen más historia democrática y más experiencia manejando el país con institucionalidad.
Juan Carlos Navarro es un caso diferente. Su relación con los grupos indígenas, sugiere que comprenderá que en Panamá conviven personas distintas, con formas de vida diversas. Uno de sus hermanos es músico y el otro pintor, y esto podría sensibilizarlo frente a la necesidad de expresión de la identidad. Parece tener, entonces, los ingredientes necesarios. Esperemos que nada lo haga traicionarse a sí mismo.

Festival de Poesía Ars Amandi 2014



 
El Festival Internacional de Poesía Ars Amandi (FIPAA) en su cuarta versión regresa -en busca de lo humano- para celebrar esta vez las culturas indígena y afrodescendientes. Dedicado en esta ocasión al profesor dule Aristeydes Durpana, como poeta homenajeado- se celebrará en febrero de 2014, por primera vez en tres lugares de la República de Panamá: la ciudad capital, Antón y Penonomé.
 
El FIPAA está vinculado este año a PoétICA (Poetas por la Integración Centroamericana) y tiene como fin la inclusión de las voces poéticas xinca, garífuna, afrodescendientes e indígenas en Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá a través de los festivales de poesía seleccionados en estos países. Se trata de una iniciativa pacifista, cultural e integracionista, que viene a romper los esquemas de la hegemonía cultural en las capitales, para demostrar la “potencialidad histórica, cultural, natural y patrimonial” en diferentes áreas de cada país.
 
El Festival Internacional de Poesía Ars Amandi Panamá, aporta además la organización co-ejecutora de todo el proyecto en la región con la Asociación Cultural AlterArte. La organización responsable principal es Ciudad de la Imaginación, de Guatemala, y los fondos provienen de  PAIRCA II (Programa de Apoyo a la Integración Regional Centroamericana).
 
El festival  cuenta con el apoyo -como en años anteriores- del Hotel Torres de Alba y la Asociación Cultural AlterArte,  y los auspicios de la Universidad de Panamá, la Universidad Especializada de las Américas UDELAS), la Fundación Casa de la Cultura de Antón, y el Instituto Superior de los Llanos de Penonomé. 
 
El proyecto motiva a los poetas a considerar la integración centroamericana como una perspectiva renovadora para auscultar lo que hemos sido hasta ahora y el potencial de una región integrada en su multiculturalidad. De allí que el proyecto busque verificar de algún modo la perspectiva de los poetas con relación al tema de la integración a través del certamen poético centroamericano AQUÍ ESTAMOS TODOS, que cerró su convocatoria el pasado 29 de noviembre.
 
Luego del Encuentro Poético "El mar que nos unió" (UDELAS, sede Panamá12/9/13)  entre poetas de ascendencia indígena y afrodescendiente (celebrado en septiembre pasado) y el Lanzamiento del FIPAA  -llevado a cabo recientemente en el evento +Poesía-Policía, junto con El Kolectivo (29/11/2013) - el comité organizador del Festival, encabezado por Consuelo Tomás, Lucy Chau y Martín Testa, planea  la inauguración del festival el 13 de febrero en El Hotel Torres de Alba; el 14 un evento artístico-poético en la localidad de Antón (Fundación Casa de la Cultura) y una lectura poética en Penonomé el 15 (organizado junto con el gestor cultural Vasco Franco y el Instituto Superior de Los Llanos). 
 
Los invitados internacionales proceden  de Costa Rica y Guatemala, ambos pertenecientes a pueblos originarios. Por Panamá estarán los poetas Manigueuigdinapi (Mani Stanley), Orivel Ortega de León, Raúl Houlstan, Mar Alzamora, Esteban Binns, Melanie Taylor y el propio Martín Testa.
 
El proyecto centroamericano contempla una antología poética por cada festival participante  y un video documental regional. Información adicional a través del  buzón poesiapanama@gmail.com y en Facebook: Festival Internacional de Poesía Ars Amandi.
 
Nota: la imagen del festival este año ha sido aportada por la artista plástica Marta Noemí Noriega

sábado, 7 de diciembre de 2013

El emperador quiere comprarse un alma (sobre la agresión al recuerdo del 9 de enero).




Pensemos en un emperador que desea comprarse un alma.

Para seducirlo, un vendedor malicioso le muestra una vitrina con una colección esplendorosa.

Ninguna de esas almas es la suya, de modo que no le quedarán bien.

Eso lo sabe el vendedor, pero no se lo dice al emperador por razones que pueden suponerse.

 

En vísperas de los cincuenta años del 9 de enero, Ricardo Martinelli ha decidido perseguir a los institutores.

Y lo peor, ha atacado símbolos de esta fecha tan significativa.

Entre ellos, un mural que pintó el Kolectivo, grupo de artistas urbanos que llevan las de ganar en este presunto juego de pintar y repintar.

Antes, Martinelli demolió el edificio que albergaba la embajada de los Estados Unidos, construcción frente a la que se escenificaron luchas fundamentales.

 

Algunos antecedentes. El 9 de enero de 1964, estudiantes del Instituto Nacional encabezaron una marcha para entrar en la zona del Canal e izar la bandera panameña.

Esta marcha acabó con una enorme cantidad de muertos y heridos.

Estos mártires fueron el combustible que hizo rodar el descontento histórico.

Encendió la dignidad del presidente Chiari, quien rompió relaciones con Estados Unidos.

E impulsó a Omar Torrijos en un enfrentamiento paciente que culminó con el tratado que habría de entregar el Canal a manos panameñas.

Si estos estudiantes no hubieran agrietado con sus cuerpos los muros de una relación injusta, todavía estaríamos cercados por esos muros.

 

Ricardo Martinelli no tuvo problemas en hacerse el italiano, el español, el estadounidense y hasta de israelí, pero del país que lo vio nacer no quiere dejar ni la más mínima huella.

Es increíble lo mal que se refleja en el panameño común.

Es un espejo en el que las imágenes se distorsionan; da la impresión de que no entiende lo que le rodea.

Caminar en los zapatos del pueblo, que fue su eslogan de campaña, ahora suena a burla.

 

¿Por qué está haciendo esto Martinelli?

Si se piensa en el proyecto de Panamá como país instrumento, la respuesta es muy obvia. Se quiere docilidad. No debe recordársele al panameño común que recuperó su independencia valerosamente. No, restémosle valía. Que los flujos financieros pasen sin estorbos. Que la economía se sirva del ser humano en vez de servirle.

¿Pero Martinelli está totalmente volcado a este proyecto despersonalizador y antinacional? Puede ser que no. Tal vez fuerzas más complejas estén utilizando su desbordada egolatría.

 

Pensemos otra vez en el emperador.

La idea del vendedor no es servir bien a su cliente, sino que gaste la mayor cantidad de dinero.

El emperador compra un alma y al poco tiempo regresa, porque le incomoda, no es la suya.

El vendedor le ofrece otra que, por supuesto, también acabará molestándole.

El emperador no se da cuenta de que no necesita comprar nada, de que ya tiene un alma (aunque le dé la espalda constantemente).

El emperador paga y se va.

Y el vendedor se sienta tras el mostrador y espera pacientemente la vuelta del soberbio ingenuo.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Movimiento Panamá

 
MANIFIESTO
 
18 Noviembre 2013 
 
A todas y todos:
 
Los escritores que suscriben se reunieron por primera vez en la Ciudad de Panamá del 20 al 26 de octubre de 2013, con motivo de ser convocados  como Jurados del LXXI Concurso Nacional de Literatura Ricardo Miró, por el Departamento de Letras de la Dirección de Publicaciones del Instituto Nacional de Cultura de Panamá
 
Durante dichos días, más allá de su labor específica encontraron importantes coincidencias entre sí en cuanto a la actividad cultural potencial a desarrollar en sus respectivos países y también, a través de la acción conjunta en toda Latinoamérica y España, proponiéndose entre otras tareas, el traslado de los integrantes de este Movimiento Panamá por los distintos países de la región para eventos culturales, donde podamos aportar nuestro saber
 
Es así que, en la búsqueda de generar futuros espacios que fomenten el acercamiento de los distintos actores que componen el entramado literario (cuento, novela, poesía, ensayo y dramaturgia) crean el Movimiento Panamá, procurando promover acciones (encuentros, talleres, simposios y toda otra actividad) que creen las condiciones necesarias para poder llevarlas a cabo, tanto entre los estudiantes como también aquellos que por sus condiciones valiosas no logran acceder a un trabajo digno como escritor, no pudiendo ser conocidos; además de todos aquellos literatos interesados en colaborar y las instituciones y empresas que apoyen nuestra tarea

Así mismo, establecer un permanente intercambio entre sí, utilizando para ello las distintas tecnologías actuales y la concurrencia adonde se les requiera, en el entendido que se debe fomentar y estimular la creatividad para que los pueblos que componen este continente accedan a la literatura en sus distintas ramas, tanto en la labor de escribir como también el leer y escuchar
 
Componer un texto literario es aprender a redactar, rescatar del olvido las diferentes cotidianeidades de cada lugar, transformar las realidades
 
Es tarea importante apuntar a superar las dificultades económicas que lamentablemente impiden habitualmente las publicaciones
 
Por todo lo antedicho, los abajo firmantes deciden fundar el autodenominado MOVIMIENTO PANAMÁ, en honor al país anfitrión que permitió el encuentro, con el propósito firme de seguir trabajando juntos en pos de la literatura de nuestro continente
 
(Escritores fundadores del Movimiento Panamá, por orden alfabético):
 
Agustín Labrada  (México) asere40@telmexmail.com
Andrés Caro Berta (Uruguay) andres@andrescaroberta.com
Aristides Royo (Panamá) aristidesroyo@gmail.com
Beatriz García (Chile) mgarciam@uahurtado.cl
Carlos Wynter (Panamá) wynter.carlos@gmail.com
Cira Romero (Cuba) cromero@cubarte.cult.cu
Diego Arévalo  (Colombia) darevalo2008@hotmail.com
Gloria Young (Panamá) gloria.young1@gmail.com
Ignacio del Valle  (España) delvalleignacio22@gmail.com
Mario García Hudson  (Panamá) mario_agh@yahoo.com.mx
Ramiro Domínguez  (Paraguay) cnbrecim@hotmail.com , mariben@tigo.com.py
Roberto López Moreno (México) robertolm2007@yahoo.com.mx
Rossana Uribe (Panamá) rossanau@ruapn.com
Valentina Saa (Venezuela) valentinasaa@gmail.com  
Vanessa Núñez Handal (Guatemala)  nunezhandal@gmail.com
 

miércoles, 14 de agosto de 2013

FUGA editorial en la Feria del Libro de Panamá 2013

Amigos,

en la próxima Feria del Libro de Panamá, novena versión, FUGA editorial en conjunto con la Fundación para la Gestión del Arte, tendrá las siguientes presentaciones (Y estaremos todos los días en el estand 149):

El 21 de agosto, de las 20 a las 21 horas, se dará a conocer el libro Crónicas cotidianas e insólitas (antología de cuentos) de Alberto Cabredo. Los presentadores serán Alberto Picota y Carlos Wynter Melo. Esta presentación tendrá lugar en el salón Chaquira del Centro de Convenciones Atlapa.

El 22 de agosto, de las 18 a las 19 horas y en el salón Trenzado Lagunilla, presentaremos al autor español Ernesto Pérez Zuñiga, quien está promoviendo su novela El juego del mono. Participará en el evento Carlos Wynter Melo.

El mismo 22 de agosto, de las 20 a las 21 horas y en el salón Boquete, se llevará a cabo el lanzamiento de la organización para la defensa de los derechos reprográficos SEA Panamá. En la mesa principal estarán Ana María Cabanellas, Presidenta del Comité de la Federación Internacional de Entidades de Gestión Colectiva de Derechos Reprográficos (IFRRO) para América Latina y el Caribe, y Presidenta del Centro de Administración de Derechos Reprográficos (CADRA); María Fernanda Mendoza Ochoa, Representante para Panamá de IFRRO; Rogelio Terán, presidente de SEA Panamá; Eduardo Benítez, asesor legal de SEA Panamá; Vielka Vargas, directora de SEA Panamá; y Carlos Wynter Melo, miembro de la Junta Directiva de SEA Panamá.

El 23 de agosto, de las 20 a las 21 horas y en el salón Bejuco Chocoe, tendremos la presentación de Nostalgia de Escuchar tu Risa Loca, novela de Carlos Oriel Wynter Melo. En la mesa principal estarán Álvaro Valderas (doctor en Filología por la Universidad de León), Luis Pulido Ritter (doctor en Filosofía y Sociología por la Universidad Libre de Berlin), Lissete Lanuza (narradora panameña) y Alberto Cabredo (narrador panameño).

El 24 de agosto, de las 19 a las 20 horas, en el salón Trenzado Lagunilla, tendremos el conversatorio Acontecer panameño en la zona Caribe, en el cual participarán Sonia Ehlers Prestán, autora de Los fantasmas del Canal; Eduardo Castillero, heredero de Ernesto Castillero quien escribió el libro Grandeza y decadencia del Castillo de San Lorenzo; y Alberto Barrow, autor de Variable étnica en el marco legal de Panamá. Moderará Alberto Cabredo.

Y el mismo 24 de agosto, de las 20 a las 21 horas, en el salón Bejuco Chocoe, tendremos la triple presentación de los libros Trastadas estudiantiles de Eduardo Escobar, Abrir las manos de Cheri Lewis y La puerta transparente de Leocadio Padilla. Los presentadores de las obras serán, en el orden en que fueron enumerados los libros, Alvaro Valderas, Carlos Wynter Melo y Lissette Lanuza.

LOS ESPERAMOS.

miércoles, 10 de julio de 2013

La edición en Hispanoamérica y su relación con España

Álvaro Valderas, un escritor y editor español afincado en Panamá, viajó en representación de FUGA EDITORIAL, a la Feria del Libro Independiente  de Cantabria


No es fácil afrontar el tema de la edición en Hispanoamérica como un todo, ya que no se trata de un escenario uniforme. El mundo del libro toma caminos diferentes en cada país, dependiendo del tamaño del mercado, la cultura, los apoyos institucionales, la aceptación de las modas o la economía, entre otras muchas variables.
Algunos gobiernos de tinte social se han preocupado por la difusión de la cultura y han generado miles de publicaciones de precio muy asequible, en las que el contenido prima sobre el continente, a costa de estancar la iniciativa privada. En el resto de países, la mala distribución de la riqueza (Haití ya ocupa el primer lugar, Panamá el segundo) hace que el gusto se parcialice mucho, siendo rentables las ediciones muy caras y las muy baratas, sin que haya casi espacio para productos intermedios.
El desarrollo económico y social, las nuevas tecnologías y, fundamentalmente, la crisis española, están variando el eje tradicional del mercado del libro. Publicar en España es todavía la gran ilusión de muchos autores hispanoamericanos, pero se empieza a tomar como un trampolín hacia otros mercados nacionales y un prestigio para el autor, que alcanza esa plaza difícil, de calidad probada y alta competitividad, y no como un fin en sí mismo. Hispanoamérica ha descubierto a Hispanoamérica, a Estados Unidos, a España y, gracias a la edición digital, al resto del mundo como compradores.
México y Colombia tienen una producción alta de libros, lo que permite abaratar el precio de la impresión. Es frecuente que, para tiradas altas que requieren alta calidad, se recurra a ellos, según la cercanía y condiciones, y así muchas revistas centroamericanas prefieren pagar los portes y gestionar a distancia, incluso desplazar a un responsable que supervise el proceso, que luchar en su propio terreno con imprentas que dirigen su esfuerzo empresarial al mercado de los folletos, la publicidad y los formularios. Recientemente se está notando la introducción de las imprentas chinas, que aseguran una calidad media a un precio insuperable, pese al transporte. A muchos les parece una apuesta a ciegas, pero en el futuro van a tener que considerar esta opción.
Las imprentas digitales están permitiendo la proliferación de tiradas pequeñas, que son las ideales para autores aún no muy comerciales en un país pequeño. Una tirada de 200 ejemplares es más que suficiente para un escritor de relatos ajeno a los despliegues publicitarios y a los mercados cautivos (como el de la educación, la panacea de la que todos quieren vivir). La maquetación (o diagramación), elaborar la portada y la gestión cuestan lo mismo para 200 que para 1000 ejemplares, mientras que el precio de impresión por ejemplar resulta ligeramente más alto: ya que el precio final del libro nacional no puede ser muy alto, no hay atractivo comercial para una empresa. Por eso son habituales las fórmulas de coedición, o autoedición, incluso abriendo paso a negociaciones muy creativas, que son mucho más sostenibles si el editor dispone de una sala para las presentaciones (que a veces venden hasta una tercera parte de la tirada), o liga el libro a una serie de conciertos musicales (en los que se puede vender entera), o es dueño de una librería. Pensemos que, en algunas zonas, la librería trabaja con el libro nacional en depósito (para las novedades extranjeras y best sellers se acogen a lo que pida el distribuidor) y con un margen del 40 %.
Pese a tener que pagar para hacer visible su trabajo (algo que no le pasa a los albañiles, ni a los médicos, ni a los funcionarios, etc.), los autores hispanoamericanos afrontan este reto siempre que pueden, en solitario o con ayuda de amigos, sabiendo que siempre van a recuperar al menos una parte de la inversión. El escritor está muy comprometido con su obra. Ha pasado de ser un genio incomprendido que morirá inédito a explorar los placeres de la microempresa, sin la vergüenza peninsular que sentíamos en los años noventa, cuando alguien nos proponía pagar por publicar, pero, ¿por quién me has tomado? Sonaba mucho menos deshonroso cuando, en vez de eso, nos pedían que comprásemos un número determinado de ejemplares para distribuirlos nosotros mismos, quién mejor que el autor. El hispanoamericano, laureado o no, ha superado con gran inteligencia ese pudor y ha reconocido que, si no, sus posibilidades —perfectamente al margen de su calidad— de publicación son casi nulas.  
Por otra parte, en cuanto a su ámbito de actuación, el autor vuelca su atención a las grandes editoriales de España y México, pero también sube la vista a Estados Unidos, a través de editores de Miami y Puerto Rico, o de revistas en español. También se está notando una gran tendencia a la traducción, en especial para ciertos subgéneros y temas. El idioma mayoritario es el inglés, pero se empieza a ver una gran apertura a otras posibilidades. Los editores toman la traducción como una opción a largo plazo, aún, aunque es frecuente que hagan algún intento tímido. La mayoría de las veces no pasan de las ediciones bilingües, algunas de ellas orientadas al turismo. Aunque me parece que el turismo cada año consume menos papel.
Los premios son otro pilar fundamental de la industria del libro en Hispanoamérica. La tirada de un premio importante se suele vender más o menos bien, y la acumulación de premios es la mejor manera en que un autor pueda demostrar ante la prensa y ante quien le escriba el texto de solapa que tiene mucha calidad, y eso ayuda mucho a las ventas. Por eso, hasta las editoriales más pequeñas acaban pensando en convocar algún premio como parte de su estrategia de mercadeo, cuando no les da por publicar a los doscientos finalistas en una antología, asegurándose así unas ventas que de ninguna otra manera conseguirían.
En cuanto al libro digital, que reúne todas las ventajas para este tipo de tiradas, no ha calado aún. La gente suele decir que no está acostumbrada a leer en pantalla y que echa de menos el formato en papel: por lo general, esta objeción es perfectamente falsa, pues más de la mitad de la gente se pasa varias horas diarias leyendo una pantalla (teléfono inteligente, ordenador, televisión, tableta) y raro es el año en que se les ve con un libro en las manos. Están enmascarando, quizá, que sus hábitos de compra no pasan por un lector electrónico, o por el uso de la tarjeta (hay mucho miedo a que les roben el dinero de sus cuentas) o, simplemente, por comprar un libro. Pero una parte de ese mercado sí está empezando a comprar música en línea. Si se les ofrece un producto atractivo, quizá acaben aceptando el libro digital.
Los editores, aunque suelen abrir una sección digital, aún no la manejan como una rama importante de su negocio, por diferentes razones. Pero empieza a haber cada vez más opciones (algunas están ligadas a un dispositivo; otras, a un sistema operativo; otras son abiertas), y todos tienen claro que, tarde o temprano, parte de su catálogo se moverá en este formato.
También se le ve un buen futuro a la impresión bajo demanda, que en ciertos lugares no ha funcionado más por la mala gestión de las compañías que por la poca bondad del procedimiento. Dentro de ella, las máquinas impresoras-encuadernadoras instantáneas empiezan a mostrar su potencial, y se les augura un gran éxito.
Quizá el problema fundamental esté en la distribución deficiente del libro. En algunas zonas, la infraestructura de comunicaciones y transporte la dificulta mucho en los pueblos y ciudades pequeñas, con lo que el mercado se centra en la capital, ya que no se considera un artículo de primera necesidad. Reorganizar la distribución y gestionar la importación y exportación ofrece muy buenas oportunidades para aquellas empresas que quieran arriesgarse.
El libro digital plantea el problema de cómo destacar nuestro sello o nuestro título en el gran maremágnum de la red. Y, como en el caso anterior, también ofrece oportunidades para quienes tengan la idea oportuna.
Para terminar, hay dos grandes filones a explotar: los libros religiosos (en algunos países hay más librerías religiosas que generales), con un mercado fiel muy interesado en el tema, y los elegidos como texto, lectura obligatoria y lectura recomendada para colegios y universidades, tanto públicos como privados.
Hispanoamérica es un territorio que tiene mucho que ofrecer también en el mundo de la edición, y que está tomando muchas iniciativas importantes. Creo que es un error, en estos momentos de crisis, que las empresas españolas retiren de ella sus ojos en vez de tenderse la mano mutuamente.

sábado, 6 de julio de 2013

Participación de FUGA editorial en la Feria del Libro Independiente de Cantabria.


La Feria del Libro Independiente en Cantabria (Flic!) se celebró del 4 al 7 de julio en la Plaza Porticada y reunió a profesionales del sector nacional e internacional, que trataron de dar visibilidad a este sector y estrechar lazos entre libreros y editores gracias a un amplio programa de actividades.
La internacionalización de esta "fiesta del libro" es una de las novedades más destacadas de esta edición. Asociaciones de editores de Chile, Panamá o Argentina, entre otros, con perfiles similares a los de los participantes españoles, asistieron este año a Flic!, una feria "diferente" que trata de convertirse en punto de encuentro y unión para los profesionales del sector.
Lo relevante para nuestro país, Panamá, es que, con una muestra de más de cincuenta títulos, participaron en el evento cuatro editoriales nacionales y algunas publicaciones autor. La editorial FUGA fue organizadora y patrocinadora de este envío con la cooperación de la Universidad Especializada del Contador Público Autorizado ― entidad que ha dado muestras, más que sostenidas, de su compromiso con el saber y acervos culturales de los panameños ― y los autores Sonia Ehlers Prestán, Silvia Fernández-Risco y Eduardo Escobar. Por su parte, las editoriales 9Signos Grupo editorial y EXEDRA Books aportaron libros.
Organizada por la Asociación Aletheya y la Fundación Santander Creativa, la feria contó con unas 20 casetas y con la participación de alrededor de 130 editoriales reservándose una zona común destinada a actividades culturales. Entre las premisas de esta iniciativa está el fomentar la actividad cultural de la ciudad y estimular la afición por la lectura en general.
El viernes 5 de julio se realizó una mesa de debate sobre la edición independiente en América Latina con participación de Panamá, Colombia y Santander, España. Alvaro Valderas, socio editor de FUGA editorial, participó en dicho evento.

jueves, 27 de junio de 2013

Trastadas estudiantiles de Eduardo Escobar

Todos guardamos recuerdos de escuela. Entre ellos, hay universales: los copiones, los que nos superaban en nota sin merecérselo, los que se enamoraban de los profesores y los malos momentos en que no nos supimos la lección. Este es el punto de partida de Trastadas estudiantiles, obra hilarante y compleja, que busca implicar al lector a través de la evocación activa, el guiño cómplice y la micción involuntaria.

La narrativa de humor permite —como solo la poesía— el experimento más allá de la prudencia, es campo de pruebas para el narrador audaz en que descubrirá recursos, forzará estructuras, se permitirá el lujo de la incongruencia y saldrá victorioso y sonriente del absurdo.

Mas información en FUGA editorial (adquiéralo en EXEDRA Books y el Hombre de la Mancha), o envié un mensaje a editorial@fugalibros.com



Grandeza y decadencia del Castillo de San Lorenzo de Ernesto Castillero

El interés de encontrar un camino que permitiera conocer la ruta de la especiería, hizo que los españoles allanaran todas las alternativas posibles. Recordemos cómo se utilizó la ruta del Chagres para trasladar aguas abajo parte de las embarcaciones que se desarmaban para luego reconstruirlas en el Pacífico y así emprender la conquista.

(Esta obra explora la importancia del Castillo de San Lorenzo, provincia de Colón, Panamá, en perspectiva del avance del imperio español del siglo quince y dieciséis).
Mas información en FUGA editorial (adquiéralo en EXEDRA Books y el Hombre de la Mancha), o envié un mensaje a editorial@fugalibros.com

La puerta transparente de Leocadio Padilla

Tras cada una de estas narraciones, pueden adivinarse el ambiente de una ciudad del Caribe. Pero el lente con el cual miramos es el de los sueños. Esto las hace otra realidad, una realidad fantástica. Fantasmas, seres animalescos e irreales aparecen junto a personajes de nuestras más inmediatas rutinas: borrachitos de carnaval, policías, bandas de delincuentes. Leocadio Padilla nos ha abierto una puerta para mirar con otros ojos. Nuestro diario vivir es interpretado como una sucesión de símbolos.

Mas información en FUGA editorial (adquiéralo en EXEDRA Books y el Hombre de la Mancha), o envié un mensaje a editorial@fugalibros.com

Aristides Royo, ex-presidente de Panamá, sobre el libro Los Fantasmas del Canal

Se han publicado pocas obras teatrales que fundamenten su argumento en el Canal de Panamá.  Hasta donde alcanza mi conocimiento, son tres. Dos de las obras han sido escritas de manera conjunta por Ernesto Endara. El veredicto, con el académico Juan David Morgan, es un juicio en el que el público hace de jurado, contra la actuación de Buna Varilla en la independencia como medio para lograr el tratado leonino de 1903, que a él le produjo enriquecimiento personal. Pro Mundo, en colaboración con Beatriz Valdés Escoffery, es la historia de una quimera despedazada por la naturaleza y los errores, en la que intervienen  los autores en papeles de intérpretes,  Roosevelt, De Lesseps, un chino y una afroantillana.  La tercera obra se titula Los fantasmas del Canal y su autora es Sonia Ehlers, colonense biznieta de Pedro Prestán, sobre quien ha escrito una interesante biografía.  Es una obra teatral sucinta y reciente, pues fue escrita en el año 2012, para ser interpretada y vista por estudiantes. Todavía no ha sido llevada a los escenarios.  Los fantasmas son los franceses que intentaron en vano construir el canal y  algunos miembros  de la Junta Provisional de Gobierno integrada en noviembre de 1903.  Aparte de los sucesos históricos, al final los fantasmas envían un mensaje didáctico acerca de la preservación de los valores cívicos, éticos y morales, necesarios para evitar la destrucción del legado recibido de quienes construyeron la república. Valdría la pena que con motivo del centenario del Canal, se conversase con grupos de arte escénico, tanto de la universidad como de las escuelas secundarias, con el fin de presentar las tres obras en el año 2014 y procurar que sean grabadas en televisión, para obtener así una difusión más amplia.  Solamente El veredicto fue puesta en escena el año del centenario de nuestra independencia.

martes, 28 de mayo de 2013

Catálogo de artistas panameños y proyecto BAJO TIERRA

Hace poco conocí a Carlos Marré, en Buenos Aires. Sabía que, junto con  Salvador Medina Barahona y Christian Bradford, había organizado lecturas de poesía en Panamá bajo el título Travesía de los sentidos y luego como Bajo Tierra Panamá 2011. Ahora me enteré que replicó este proyecto en Buenos Aires con el mismo nombre de Bajo Tierra y que reunió quizás el primer - sin duda el más actualizado - catálogo de artistas panameños. Ambos proyectos han nacido de manera muy espontánea y con la convicción de que la cultura se hace desde el individuo y se extiende luego a la sociedad. Marré comparte conmigo la idea de que el arte es un espacio de renovación inacabable. Si quieres conocer más de estos proyectos, accesa a los vínculos que están arriba.

viernes, 15 de febrero de 2013

El Perote de las musas en su octava versión.

La octava versión del Perote de las Musas se realizará el sábado 23 de febrero a las 7:00 p.m.,  en el parque de Santo Domingo, en la ciudad de Las Tablas, provincia de Los Santos. En esta ocasión serán distinguidas tres figuras que han dedicado su vida y su alma a la conservación, investigación y divulgación del folclore nacional: Bolívar Rodríguez (Herrera), Norma de Testa (Panamá) y Bolívar De Gracia (Los Santos). Esa noche del 23 de febrero, los espectadores disfrutarán de un espectáculo gratuito con la participación de los cantautores nacionales: Horacio Valdés, Karla Lamboglia y Priscilla Moreno, así como del talento de la agrupación istmeña Mujeres como ellas, integrada por Teresa Toro en la guitarra, junto con Valeria Ovando y Lizi Rodríguez en las voces. La entrada es gratuita.